12/31/2016

UN MINUTO CON EL DIVINO NIÑO JESÚS

Bendíceme, Niño Jesús! Y ruega por mí sin cesar.
Aleja de mí, hoy y siempre el pecado.
Si tropiezo, tiende tu mano hacia mí.
Si cien veces caigo, cien veces levántame.
Si yo te olvido, tú no te olvides de mí.
¡Si me dejas Niño, ¿Qué será de mí?

En los peligros del mundo asísteme.
Quiero vivir y morir bajo tu manto.
Quiero que mi vida te haga sonreír.
Mírame con compasión, no me dejes Jesús mío!
Y, al fin sal a recibirme y llévame junto a Ti.
Tu bendición me acompañe hoy y siempre.

Oh Niño amado, bendito Salvador,
quédate siempre conmigo
para separarme del mal
y hacerme semejante a Ti,
haciendo que crezca en sabiduría y gracia
delante de Dios y de los hombres.

¡Oh dulce y pequeño Niño Jesús,
yo te amaré siempre con toda mi alma!
Divino Niño Jesús, bendícenos
Divino Niño Jesús, escúchanos
Divino Niño Jesús, ayúdanos.

Niño amable de mi vida,
consuelo del cristiano,
la gracia que necesito tanto
y que me causa desesperación y agobio,
que hace que sienta intranquilidad en mi vida
pongo en tus benditas manos:

(pedir con mucha fe lo que se desea conseguir).
Amén

AHORA OYE A TU SALVADOR                                                                                             Sigo tus luchas y quiero ayudarte
Junto a Mí no desesperes
Donde yo estoy no hay que temer
Confía en mí y vencerás
Quien me ama asegura su salvación
Ante mí huyen el pecado y el infierno
La victoria será de quien tenga Fé.

Según sea tu Fé, así serán las cosas que te sucederán” (S. Biblia Mt. 8-13).

Loading...